Mar 18 / Enrique Bermúdez

Un amor para toda la vida

Por  Enrique Bermúdez

Han pasado ya más de 50 años del día que me enamoré del micrófono y creo que nunca podré separarme de él, hasta que me muera.
Aunque ya he dicho públicamente que el Mundial de Catar va a marcar mi retiro como narrador de futbol, les advierto que voy a seguir participando en programas de radio o televisión y voy a seguir procurando dejar un poco de lo que he aprendido a las nuevas generaciones, como lo intento con mi clase en Vox Academy, contagiando a los más jóvenes de esta pasión por comunicar.
Qué lejos se ven aquellos días cuando, mientras estudiaba la Licenciatura en Turismo,  mi papá no quiso comprarme el carro que yo quería y eso me llevó a decidir que me lo iba a ganar trabajando, así que agarré mis cositas y me fui a León, Guanajuato, que fue donde me consiguió mi jefe una oportunidad para probarme como comunicador.  Y ahí comencé a trabajar en 1968 como locutor de la RW, Radio Olímpica 1390. Era yo presentador de música de la época. Anunciaba rock en español y en inglés: “Esos fueron los Beatles, George, Paul, John y Ringo… Sácale brillo al huarache y vamos a prendernos… Ahora aquí tenemos a Mick Jagger y los Rolling Stones… y esto es Jim Morrison y los Doors… Angélica María les presenta esta melodía… Enrique Guzmán y Gotas de Lluvia…”
Y por caprichos del destino algún día me escuchó Don Manuel López Agredano, dueño de un grupo radiodifusor muy importante en Guadalajara y me invitó a trabajar para él. Como no pegué tanto porque había muy buenos locutores, y yo no quería regresarme a mi casa, me dieron la oportunidad en la división de noticias que dirigía Luis Fernando Romero Santillán, ahí fue donde aprendí el oficio del reportero; cubrí política, nota roja y futbol.
Hasta que un día, Nacho González, un narrador muy importante en Guadalajara, se enferma y López Agredano me dice: -Oye Enrique, tú que eres de México, recomiéndame, me súper urge un narrador de futbol, recomiéndame a alguien-. Le dije “Yo”, -¿tú?, ¿lo has hecho?-, “no, nunca lo he hecho’, pero he jugado futbol desde mis 6 años, amo al futbol, lo conozco, fui recogebalones en Ciudad Universitaria y puedo hacerlo”.
Y así comenzó todo, al poco tiempo Don Carlos Pickering me invitó a trabajar en Televisa y debuté allí narrando un juego del Atlas; muy pronto llegó mi primer Mundial, el de Argentina 78 y desde entonces no he parado de entregarme en cuerpo y alma al micrófono.
No tengo duda que este gusto lo traigo de herencia. Mi padre, Enrique Bermúdez Olvera, fue un gran locutor, lo mismo que mi tío Sergio Borgar, pero luego empecé a inspirarme en los grandes narradores como Don Ángel Fernández, Fernando Luengas, José Rogelio Esquerra, Roberto Guerrero, Roberto Hernández Jr. para ir creando mi propia identidad y recorrer un muy divertido camino que me ha traído hasta aquí. Hace más de 50 años me enamoré de la comunicación, si tú sientes también mariposas en el estómago por ella, tal vez puedas empezar a construir una relación con el micrófono como yo lo he hecho y ¿sabes qué? Vox Academy es un buen primer paso. Así que atrévete y empieza a aprender con los mejores.
¡Buena vibra!
Toma la clase de narración con Enrique Bermúdez: 
Creación de estilo en narración