May 27 / Nicolás Romay

Llevo meses sin poder dormir. El reto es muy grande

Por Nicolás Romay

Al momento de escribir este blog, estamos a 57 días exactos del que estoy seguro será, el verano deportivo más trascendente de nuestras vidas.

Los ‘pamboleros’ dirán que nada se compara con un Mundial.

Los puristas me debatirán que nunca habrá unos Olímpicos tan limpios y emotivos como los de Barcelona ’92.

Y los expertos, por su parte, me asegurarán que no hay manera de que estos Juegos sean los mejores en el ámbito deportivo si ya no contamos con dioses olímpicos disfrazados de atletas como Usain Bolt y Michael Phelps.

Pero no. Nada de eso será necesario para que este verano vivamos la competencia deportiva más trascendente de nuestras vidas.

Tokyo 2020 son los Juegos de la Esperanza. Es el evento que marcará el fin (simbólico) de una de las épocas más oscuras de la humanidad en la época reciente.

Tokyo 2020 es la luz al final del túnel después de haber llorado 3millones y medio de muertes en los últimos 18 meses.

Tokyo 2020 representa el momento de volver a abrazarnos y hermanarnos entre naciones para creer que todo estará bien.

Algunos lo saben y otros quizás no, pero te comparto que actualmente me desempeño como Director Editorial de CLARO Sports, la empresa que tiene los derechos de transmisión de los Juegos Olímpicos para México, Centro y Sudamérica, y te comparto que llevo meses sin poder dormir más de 8 horas en una sola noche; llevo meses sin poder tener un día de descanso completo porque mi mente no se detiene; llevo semanas con la ansiedad de contar los días, las horas y los minutos para que esto inicie.

En este equipo de trabajo que me toca comandar, tenemos una tarea GIGANTE, una misión única, y no le vamos a fallar a toda la gente que nos seguirá con lupa -en todo el continente- durante 3 semanas, a partir del 23 de Julio.

Y nuestra misión no es la de transmitir las competencias, eso es un valor entendido y hasta cierto punto ‘cualquiera’ puede hacerlo porque el Comité Olímpico se encarga de distribuir la señal a todos los países. No.

Nuestra misión es transmitir un mensaje de esperanza y confianza a la humanidad.

Nuestra misión es contar de la mejor manera posible, desde todos los ángulos posibles, en todas las plataformas posibles, la historia del evento deportivo más trascendente de nuestra historia.

Tokyo 2020 serán mucho más que unos juegos olímpicos. Tokyo 2020 es el inicio del resto de nuestras vidas como sociedad, y eso es lo que tenemos que contar.