Apr 1 / David Medrano Félix

Las 'palancas' para trabajar en la TV

Por David Medrano

“Para trabajar en televisión necesitas tener contactos, un padrino; necesitas ser guapo y haber jugado futbol o tener dinero…”

No sabes la cantidad de veces que he escuchado esa cantaleta en la que se escudan muchos chicos que aspiran a formar parte de esta industria, pero que no se atreven. Así como lo lees, NO SE ATREVEN. Les da miedo pagar el precio.

“Sí, claro David, qué fácil que lo digas tú siendo un consagrado y estelar de la TV en México”, me rebiró el otro día un chico en una charla con universitarios.

Me quedé reflexionando un par de minutos, y pues sí, qué fácil que lo diga yo, cuando ya cubrí varios mundiales, Juegos Olímpicos y tengo 30 años trabajando en televisión… ¡Cómo se me ocurre opinar así!

Aunque a lo mejor lo digo porque todo eso lo logré a pesar de que nunca fui futbolista, ni entrenador; es más, no estudié ni Ciencias de la Comunicación ni Periodismo. Y bueno, la realidad es que no soy agraciado físicamente, no soy gûerito ni tengo ojos de color. Y por si algo le faltara a la ecuación… Gordito, moreno y tartamudo.

Bueno, creo que está claro. Si yo, con todas esas condicionantes pude lograrlo, creo que todo lo demás son pretextos y falta de valor para intentarlo.

Sin embargo, la salida fácil es decir que para entrar a los medios necesitas tener ‘palancas’.

Con todo el cariño del mundo te digo a ti que me lees y que sueñas con algún día cubrir a la Selección de tu país o estar en una justa mundialista, que las únicas palancas que necesitas son dos:
-PREPARACIÓN. Nunca dejes de hacerlo. Por más joven o viejo que seas. Nunca será suficiente
-ATREVIMIENTO. Muestra tu carácter, tu personalidad, investiga una nota sin miedo, saca el pecho y ve al frente porque eso te llevará a ser trascendente y marcar una diferencia sobre el resto; todos quieren jugar de “10”, tocar la pelota y ser el aclamado, pero hay que llevar los pantalones bien puestos para hacer el trabajo de manera correcta, y preservar el periodismo, lo demás, vendrá solito.