Sep 22 / Fernanda Sánchez

Cumpliendo sueños

Por Fernanda Sánchez | Alumna Vox Academy

Hola, soy Fernanda Sánchez y te quiero contar cómo llegué a Vox Academy y a cumplir mis sueños.

Siempre he sido creyente de que el destino te pone las señales indicadas en el momento en que las necesitas. Así fue como me enteré de Vox Academy. Un día estaba en Facebook y como sigo muchas páginas deportivas, el algoritmo me envió la publicidad del Curso de Los Juegos, me sonó interesante y decidí entrar a ver de qué se trataba. Después de ver el temario y quiénes serían mis maestros me quedé muy “picada”, pero estaba tomando otros dos cursos de producción y Juegos Olímpicos, estudiando un MBA y trabajando como publirrelacionista en una agencia de comunicación.

Decidí tomarme unos días para pensar bien las cosas y saber cómo organizarme para poder terminar todo con tiempo y sin presión. Pasaron un par de semanas y terminé el curso de producción en radio y estaba de vacaciones en la maestría, así que decidí aprovechar el tiempo y empecé el Curso de Los Juegos de Vox Academy.

Lo que buscaba era poder saber en qué nivel de conocimiento estaba. A veces resulta fácil decir: “sé del tema”, pero lo importante es conocer cuáles son nuestras áreas de oportunidad para trabajarlas y seguir creciendo como personas y profesionales.

Empecé con las clases, hice los exámenes, las tareas y llegó el momento de la espera. Una espera que se volvió eterna para mí, pues estaba nerviosa, tenía la gran oportunidad por la que estaba trabajando desde hace años. Pasaron los días y después de vivir una pequeña incertidumbre llegó el tan esperado correo. Recuerdo perfecto el momento en el que leí: “Felicidades, has sido preseleccionada.” Ése fue el momento en el que dije, “¡Voy a entrar!”, y no por una cuestión de egocentrismo, simplemente era esa seguridad de que tenía el conocimiento tanto deportivo como de producción.

Pasaron los días y me dijeron de una videollamada interna, asistí y nos informaron que dos días después dirían los nombres de los 30 seleccionados finales. Al día siguiente estaba algo nerviosa porque serían las 24 horas más largas de espera y de repente, sonó mi celular, ¡Era el correo de bienvenida!, No lo podía creer, me solté a llorar de emoción y de orgullo porque sabía que todo el camino con sus altas y bajas estaba dando frutos.

Mi primer día en Marca Claro estuvo lleno de esa emoción de las primeras veces. Conocer el estudio, a todos los colaboradores, nos explicaron lo que haríamos y nos dieron los horarios, y sí, quedé dentro del horario que quería, el de la madrugada. Viviría mi primera cobertura mediática en el horario estelar. Sabía lo importante que era esto, mi trabajo estaría destinado para 17 países.

Muchos creen que trabajar de madrugada era pesado, y no lo voy a negar, los primeros días dormía poco porque no estaba acostumbrada a dormirme a las 3 o 4 de la tarde para ir a trabajar a la 1 de la mañana. Pero cuando haces lo que te apasiona, le agarras el gusto y disfrutas cada momento de energía, estrés, sueño, aprendizaje y convivencia con todos.   

Fueron 21 días llenos de retos en todos los sentidos. Aprendí más sobre producción, admiré los diferentes deportes, me emocioné con las narraciones e invitados, sobrellevé el estrés de una cobertura de estas dimensiones y conocí personas extraordinarias.

Días después de la Ceremonia de Clausura de los Juegos Olímpicos me hablaron para preguntarme si estaría interesada en ser parte de la redacción y la emoción regresó a mí. ¡Lo había logrado! Entraría a trabajar a una de las mejores televisoras en temas deportivos del continente como Claro Sports.

Si les pudiera dar un consejo sería que siempre cambien sus sueños por metas, así les pueden poner una fecha y volverlos realidad mucho más fácil. Además, nunca le tengan miedo a hacer las cosas, a veces necesitamos un empujón de incertidumbre para vivir una experiencia extraordinaria.